El Mundo

Finanzas internacionales

El FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) de la Reserva Federal estadounidense ha sido el evento del mes, provocando eventos relevantes en los mercados globales. El reconocimiento por parte de Powell de que existe riesgo de un escenario de inflación más alcista, aunque el escenario central de la institución sea el de transitoriedad, introdujo movimientos de mucha volatilidad en las curvas de tasas de interés, lo que también impactó en el movimiento de la renta variable.

Los índices de países emergentes fueron los principales impactados por las novedades, con una cesión del 1,4% de media, mientras que los de países desarrollados ceden un 0,5%, aunque con una elevada dispersión. También se deshacen parcialmente las estrategias de rotación sectorial (hacia cíclicos y value) que han prevalecido en rendimiento, con altibajos, desde finales de 2020. Así, la semana cierra con caídas fuertes en los índices Dow Jones (-3,45%), S&P 500 (–1,9%), Nikkei (-3.2%) y Shangai Composite (2%); algo menos pronunciadas en el EuroStoxx (-0,6%) y el Bovespa (-1,1%), y con el Nasdaq, de sesgo más growth y beneficiado por el movimiento en las tasas, cerrando con un alza del 0,5%.

La reunión de las autoridades de la Reserva Federal tuvo un impacto significativo en el sentimiento inversor y fue la noticia más destacada debido a que, más allá de no haber realizado cambios significativos en las medidas que está llevando a cabo en la actualidad (continúa con el mismo programa de recompra de activos, las mismas tasas de política monetaria y solo sube en 5 puntos básicos las tasas de interés de recompra interbancarias), si revisó sus proyecciones y señaló la probabilidad de un endurecimiento en las condiciones en un horizonte temporal previo al que asumía el consenso.

Las proyecciones de crecimiento fueron alentadoras, estimando un aumento del 7% para el PBI durante este año, frente al 6,5% proyectado en la reunión de marzo. Sin embargo, el organismo revisó al alza la estimación de inflación general y núcleo, elevando desde un 2,4% a un 3,4% la proyección general y del 2,2% al 3% para la inflación núcleo. El mensaje que acompañó el comunicado mostró a Powell expresando mayor preocupación por la inflación que en los mensajes previos, más allá de volver a destacar el concepto de transitoriedad en el alza actual de precios. El informe cierra con la observación de que 13 de los 18 miembros del FOMC esperan una primera suba de tasas en algún momento del 2023, aumentando ese consenso entre los participantes frente a la anterior revisión.

Más allá de que el centro de atención estuvo puesto en la Fed estadounidense, hubo novedades de otras autoridades centrales. En particular, la autoridad monetaria de Noruega está proyectando una serie de subas en las tasas de interés a partir de septiembre, mientras que en Suiza la postura se mantuvo ultra laxa, en línea con el BCE la semana pasada. En Brasil, se cumplió lo proyectado por el Copom en la reunión anterior y volvió a haber un alza en su tasa de interés de intervención por 75 puntos básicos, ubicándose en 4.25%, volviendo, además, a dejar espacio a aumentos aún mayores a medida que aumentan los pronósticos de inflación, con un potencial aumento de otros 75 p.b. en la próxima reunión.

También hubo un comentario acerca de la potencial quita de estímulos en caso de que la inflación continúe por encima de lo tolerable por las autoridades centrales, siguiendo con una postura de mesura que está impulsando el fortalecimiento del Real y de los activos brasileños, que tuvieron un fuerte castigo desde que comenzó la pandemia a raíz de medidas de gestión consideradas imprudentes, en el plano sanitario y económico.

En cuanto a los commodities, a la menor presión en cadenas de suministro de algunas materias primas, se unen acciones por parte de China a la hora de explicar el movimiento bajista reciente, especialmente en los metales industriales. Ante el repunte de los precios de producción del último mes, que alcanzaron en China niveles no observados en los últimos 13 años, este país ha empezado a vender reservas de metales industriales con el objetivo de relajar las presiones alcistas en precios. Los metales objetivo están siendo el cobre, zinc y aluminio, especialmente. Esta situación, más el fuerte golpe que sufrieron el oro (-5,9%) y la plata (-7,5%) ante el mensaje de la Fed, llevó al índice agregado de commodities a cerrar la semana con una caída del 4,3%.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba