El Impuesto Tácito

La inflación, un mal crónico de la sociedad argentina y sus gobiernos.

El Impuesto Tácito

Dr. Diego Salinas
Por Dr. Diego Salinas

El impuesto por la inflación es el tributo más pernicioso de un país ya que actúa sigilosamente, en secreto y a su vez es el más global ya que se impone a todo un país.

Pero a su vez es el más invasivo, porque afecta en mayor medida a las clases más bajas, ya que son las más desprotegidas. Además, produce acostumbramiento.

Esto es por el facilismo para el gobierno de turno para pagar sus erogaciones con el sólo hecho de hacer andar la máquina de emitir billetes y es lo que se conoce como “Trampa de la liquidez”.

QUÉ ES LA INFLACIÓN

A todo esto resulta conveniente coincidir en qué se entiende por “inflación”: es el aumento sostenido en el nivel general de precios de toda una economía, sea nacional, regional o mundial.

Concierne a todos los bienes y servicios de dicha economía, donde algunos artículos pueden subir un porcentaje determinado y otros de otra magnitud, pero en definitiva habrá inflación cuando la mayoría de los precios sube.

LA FÓRMULA

Por otro lado, hay una fórmula para determinarla y es esta:

Fórmula de la Inflación según la igualdad de Fisher (Irving Fisher 1867-1947):
M * V = P * Y

Donde “M” es la Masa Monetaria de un país, compuesta por todo el dinero circulante, ya sea en bancos como en poder del mercado (productores y consumidores).

“V” es la Velocidad de Circulación de ese dinero y que mide la cantidad de veces que ese dinero da vueltas o circula en dicho mercado.

“P” es el Nivel de Precios que mide el Indec (en nuestro país es el Nivel de Precios al Consumidor).

“Y” es la cantidad de Bienes y Servicios que se producen e intercambian en dicha economía y que se mide a través del PBI por dicho Indec (en nuestro país).

En dicha igualdad, la parte de la derecha es la parte real de una economía, o sea que es la parte material de bienes y servicios que se generan en la misma (es lo que se ve en agricultura, ganadería, pesca, minería, comercio, servicios, etc.), mientras que la parte de la izquierda es la parte monetaria y que señala cuánto es lo que vale toda esa economía real en pesos.

MONEDA SIN ESFUERZO VERSUS ECONOMÍA REAL

De tal forma que si en forma artificial se aumenta “M”, o sea si se emite dinero sin haber aumentado la cantidad de bienes y servicios, o sea si se recurre a la “maquinita” como se dice vulgarmente a la autorización del Banco Central al Tesoro de la Nación para endeudarse por más dinero.

O sea si recurrimos a más pasivo o deuda con el mercado, o sea si vamos a la fácil como es la “Trampa de la liquidez” de inventar moneda alegremente sin ningún esfuerzo.

… O sea si de un día para otro inflamos la economía en billetes sin producir nada de bienes y servicios.

Entonces si seguimos viviendo de la magia de arriba sin producir ni ajustar nada o sea o sea… o sea… y así en forma infinita si cerramos los ojos a la realidad, podemos comprobar cómo nuestro poder adquisitivo cada día es menor porque en realidad no hemos aportado nada a esa economía real.


LOS MÁS AFECTADOS

Pero lo peor en cuanto a una política de gobierno que pretende una economía equitativa, distributiva, más social y más humana, es que se termina perjudicando en mayor medida a la clase más baja.

Ya que es el nivel social más desprotegido y que tiene menos posibilidades de evitar la pérdida de valor de sus ínfimos ingresos. 

Así es como esta forma de conseguir dinero mediante la emisión artificial termina siendo un impuesto a todo un país, a todo un mercado y a toda una economía.

Tributo del cual no hay excepciones ya que ningún sector se salva, pero tiene la particularidad de que grava con mayor incidencia al sector más bajo que es el que no se puede defender.

Esto ocurre debido a que los productos de primera necesidad suelen ser los que aumentan mucho más que la media: alimentos, vestido, salud, etc., y representan la mayor parte e incluso todo el ingreso de quien vive en el nivel más bajo.

En contraposición a las clases altas donde estos rubros representan una porción pequeña de sus ingresos ya que el grueso es de inversiones, esparcimiento, educación, viajes, etc.

Por lo tanto, si la inflación de un mes resulta del 8% (sólo como ejemplo), es muy probable que como “impuesto”, grave a la clase baja mucho más debido a la incidencia que tiene el rubro de “alimentos” en el ingreso de esa persona pobre, pudiendo llegar según el mes al doble (sería 16% sólo como ejemplo).

Por lo cual estamos ante un impuesto muy gravoso y realmente silencioso o tácito dado que en ningún lado figura como tal, así de simple, lamentablemente.

EMISIÓN ARTIFICIAL

La forma de conseguir dinero mediante la emisión artificial termina siendo un impuesto a todo un país, a todo un mercado y a toda una economía.

Tributo del cual no hay excepciones ya que ningún sector se salva, pero tiene la particularidad de que grava con mayor incidencia al sector más bajo que es el que no se puede defender.