Índice de percepción de la corrupción 2019

Índice de percepción de la corrupción 2019

Índice de percepción de la corrupción 2019

Según Transparencia Internacional, Venezuela y Nicaragua son los países más corruptos de América Latina, mientras que Uruguay y Chile sobresalen por sus bajos niveles.

La Organización No Gubernamental Transparencia Internacional (TI) publicó hace unos días el Índice de Percepción de la Corrupción luego de analizar a 183 países. El informe reveló que Somalia y Siria son los países más corruptos del mundo, mientras que Dinamarca y Nueva Zelanda son los más transparentes. El informe también mostró que en América Latina, Uruguay y Chile son percibidos como los países menos corruptos, mientras que Venezuela y Nicaragua son los que más padecen este mal en la región. TI advierte en el informe su preocupación por la “crisis democrática” que vive el planeta por el surgimiento de líderes autoritarios y populistas y resalta también lo alarmante que es la involución de América Latina. La presidenta de TI, la argentina Delia Ferreira, señaló que hay una “clara tendencia” a “restringir el espacio de la sociedad civil” en una región en la que proliferan líderes autoritarios y populistas. TI subraya en el estudio el “vínculo entre corrupción y salud democrática” y lo corrobora con datos: la puntuación media de las consideradas “democracias plenas” es de 75 puntos, por los 49 de las “democracias imperfectas”, los 35 de los “regímenes híbridos” y los 30 que, en promedio, obtienen los sistemas “autocráticos”.

El Índice de Percepción de la Corrupción, otorga 70 puntos a Uruguay (puesto 23) y 67 a Chile (puesto 27) sobre un máximo de cien, contra los 18 y 25 de Venezuela (168) y Nicaragua (152). Entre medias están Costa Rica (56), Cuba (47), Argentina (40), Panamá (37), Colombia (36), Brasil, El Salvador y Perú (35), Ecuador (34), República Dominicana (30), Bolivia, Honduras y Paraguay (29), México (28) y Guatemala (27). La fotografía regional comienza con el “gran problema” que supone Venezuela, un país en una “crisis humanitaria producida por la corrupción” y donde todas las instituciones han sido infiltradas por el estado, describió Ferreira. El documento también incluye datos alarmantes sobre Nicaragua, México y Guatemala y el riesgo que supone que referentes regionales como Estados Unidos y Brasil encumbren a presidentes como Donald Trump y Jair Bolsonaro, así como los destellos de optimismo procedentes de Ecuador, El Salvador y Argentina.

Argentina es uno de los países que mejora respecto a la anterior publicación del informe -por su ley de acceso a la información pública, aunque la implementación sea deficiente-, como Ecuador y El Salvador, donde se han comenzado investigaciones judiciales por corrupción a antiguos altos cargos, incluido un ex presidente.

La tabla la lideran Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 y 87 enteros, luego sobresalen Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza, con 85 puntos cada uno, seguidos por Noruega (84), Países Bajos (82), Canadá y Luxemburgo (81), Alemania y Reino Unido (80).

En la parte baja del índice están junto a Somalia y Siria, países en guerra, estados fallidos y regímenes totalitarios como Sudán del Sur, con 13 puntos, Yemen y Corea del Norte (14), Sudán, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial y Afganistán (16). El informe de TI destaca además la fuerte caída que ha experimentado EEUU, que perdió cuatro puntos con respecto al informe previo, hasta los 71 (cae hasta el puesto 22), un descenso notable en una clasificación de gran estabilidad que ha llevado a denominar a la primera economía mundial como un “país en observación”. China, la segunda economía del mundo, se sitúa en la posición 87, con 39 puntos y Rusia quedó relegada a la 138, con 28.