ArgentinaFinanzasInversiones

Para ahorristas: ¿en qué invertir hoy $50.000?

Los inversores más chicos tienen dudas sobre dónde poner sus pesos en un contexto complejo. Estas son las alternativas que eligen los asesores de la City para una cartera de $50.000.

En el inicio de un año nuevo y con oportunidades de inversión limitadas debido a las tasas negativas que paga el plazo fijo tradicional, la importancia de tomar decisiones financieras sólidas se vuelve fundamental para aquellos que buscan cimentar su estabilidad económica con una mirada más larga. Sobre todo, para los inversores y ahorristas pequeños, que tienen menos espalda para hacer frente a un alto nivel de riesgo y se preguntan: ¿en qué invertir un capital de $50.000, por ejemplo?

En especial, en este 2024, con un contexto muy complejo y una alta inflación, la inversión se erige como un pilar crucial en la economía diaria de los argentinos. Y, más que nunca, explorar diferentes alternativas se convierte en un camino esencial para hacer que nuestros ahorros crezcan de manera efectiva.

En la actualidad, el panorama ofrece una amplia gama de opciones diseñadas para diversos perfiles de inversores, incluso para quienes no tienen gran capital. Y, en ese contexto, los analistas consultados por Ámbito señalan cuáles son las mejores opciones y también, las más rentables que observa el mercado para este año.

Inversiones en clave experto

Desde el Centro de Estudios Económicos Argentina XXI señalaron que la mejor opción son los bonos soberanos hard dollar. Esto se debe a que están a paridad del 38%, «con un gobierno que lleva adelante un programa de ajuste para llegar al equilibrio fiscal» y, además, indican que «tiene la plata para pagar la semana que viene los intereses», por su rentabilidad, mientras otros bonos que están en default y tienen 10% menos de TIR.

La estrategia propuesta está diseñada para inversores con un perfil de riesgo moderado/agresivo, que buscan obtener beneficios, mientras consideran factores macroeconómicos significativos, como la alta inflación y la posible devaluación gradual, mediante un crawling peg (ritmo de microdevaluaciones diarias), que ahora es del 2% mensual, pero que podría acelerarse para evitar atrasos en la economía.

La recomendación principal, en un contexto de poco crecimiento de la actividad, «se enfoca en diversificar la cartera de inversión para proteger y aumentar el patrimonio, adaptándose a las oportunidades y ajustando posiciones, según cambien las expectativas del mercado», sostiene Mariano Meza, Analista Jr. Research de Liebre Capital, quien agrega que, en la renta fija local, los títulos en moneda dura, como los soberanos GD35 y GD30, resultan óptimos debido a su potencial para recuperar valor y ofrecer un flujo de efectivo atractivo en moneda fuerte, que supera a la renta variable, las acciones.

En respuesta a la inflación, Meza mencionan que una buena opción es apostar a instrumentos indexados por CER, aunque se reconoce la dificultad de encontrar activos de corto plazo en ese segmento y recomienda, en ese sentido, diversificar con títulos de diferentes duraciones.

Por otro lado, «para aquellos inversores que busquen flexibilidad, se sugiere el FCI Gainvest Capital II, por ejemplo, que ofrece protección contra la inflación y la devaluación«, comenta Meza. Los Fondos Comunes de Inversión son siempre una buena opción para el inversor menos experimentado, que no quiere armar su propia cartera (o no está seguro de cómo hacerlo). Y es que son un instrumento que está administrado y conformado por un equipo experto y garantiza una mejor administración de las inversiones que la de alguien que no sabe tanto de inversiones.

Desde Balanz Capital, Nicolás Carreras, Asesor Financiero Wealth Management, también sugiere a aquellos inversores conservadores a moderados invertir en activos que ajusten por inflación dada la fuerte suba de precios que ha ocurrido en el último mes a raíz de la devaluación que implementó el Gobierno (que fue del 54%).

En ese sentido, menciona como una opción interesante ir al Fondo Balanz Institucional, para quienes busquen más exposición en títulos públicos, y al Fondo Balanz Performance III, para quienes deseen lograr un mix con instrumentos corporativos o privados atados también al tipo de cambio.

Cedears: otra buena opción

Por otro lado, para aquellos que busquen invertir en empresas extranjeras y evitar el riesgo argentino, Carreras apunta que «pueden optar por apostar a los CEDEARs de compañías tecnológicas, como Microsoft (MSFT), que a pesar de su dominancia viene creciendo en el desarrollo de la inteligencia artificial, o IBM (IBM), que se encuentra explorando el desarrollo de la computación cuántica».

Otra opción que menciona es General Electric (GE), que fue recientemente nombrada por Bank of America como una empresa manufacturera para tener en cuenta este 2024, por el crecimiento en sus ganancias esperadas del sector industrial. También Intel (INTC) ha mejorado la calidad de sus balances en los últimos trimestres, por el cambio en la estructura de su gerenciamiento (Management), agrega Carreras.

También hay que tener en cuenta que, esta semana, se recalentaron los dólares financieros, dentro de los cuales, el CCL está muy atado a la dinámica de los cedears, y treparon alrededor de un 20%. Como se dijo, «estos movimientos son muy bien capturados por estos instrumentos», que permiten invertir en pesos en acciones de empresas en el exterior y que cotizan en dólares, agrega Meza en línea con lo planteado por Carreras.

Esto se da, además, en un contexto internacional en el que se espera que, debido a las posturas que se tomarán sobre las tasas de interés, 2024 será favorable para la renta variable internacional. Y, dicho eso, Meza indica que «seleccionamos el cedear del Berkshire Hathaway, banco de inversión administrado por el mítico Warren Buffett, con una trayectoria impresionante, agregando valor a sus accionistas año tras año, como una opción interesante, ya que su principal enfoque en la selección de activos es el Value Investing».

Explica que este cedear funciona como un ETF y brinda gran ventaja frente a otros con una inversión mínima de $18.000 Pesos Argentinos.

Las claves para invertir con $50.000

Todo esto, siempre partiendo desde $50.000, que es un capital pequeño, pero que permite la diversificación, ya que, como bien recuerda Meza, «es fundamental diversificar la cartera de inversión, de modo tal que nos proteja y valorice nuestro patrimonio».

Sin embargo, también hace foco en la capacidad de adaptación del inversor porque sostiene que las oportunidades vendrán y podremos rebalancear posiciones a medida que cambien o se cumplan expectativas. «El mercado siempre nos da oportunidades», asegura Meza.

Fuente
Ambito

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba