Por primera vez en noviembre, el Banco Central pudo comprar dólares en el mercado

Por primera vez en noviembre, el Banco Central pudo comprar dólares en el mercado

Aunque fueron solamente USD 5 millones, el BCRA consiguió quebrar una racha de 13 ruedas cambiarias consecutivas con resultado negativo en su intervención.

El Banco Central interrumpió su racha negativa en su intervención en el mercado de cambios y, por primera vez en el mes, consiguió comprar dólares, aún en una cantidad muy pequeña. Según operadores del mercado, el BCRA consiguió quedarse con USD 5 millones para sus reservas. No tenía un saldo positivo desde el 27 de octubre pasado; en esa rueda, había comprado apenas USD 1 millón.

No obstante, la autoridad monetaria conserva un saldo negativo en lo que va de noviembre que alcanza los USD 906 millones, en un contexto de escasa oferta por parte de los agroexportadores, que dejaron la mayoría de sus divisas durante la vigencia del “dólar soja” de septiembre, y de fuerte demanda por parte de los importadores, que piden divisas autorizadas a través de las SIMI, el sistema anterior de control del comercio exterior.

“Luego de una seguidilla de trece ruedas consecutivas con saldos negativos, el BCRA terminó la jornada de hoy con compras por US$ 5,5 millones” señaló el analista Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio. El tipo de cambio mayorista cerró a $162,27 para la compra y 162,47 para la venta, 35 centavos por encima del cierre de ayer.

El dólar libre dio un nuevo salto y cerró a 308 pesos, lo que implica un alza de 6 pesos por encima del cierre de ayer. A su vez, los dólares financieros también se movieron al alza, siguiendo la tónica de los últimos días. En lo que va de noviembre, el “contado con liqui” avanzó desde los $302 hasta $330 que tocó este miércoles y que luego descomprimió a 325 pesos.

Con el dólar MEP ocurrió algo similar: llegó a tocar máximos de $313 cuando hace poco más de una semana había registrado un piso de $289.

En el mercado aparecen también otras líneas de explicación sobre la sintomatología del dólar paralelo de estos días. Un experimentado operador de mercado ofrecía como razón la cercanía del Mundial de Qatar: “Si hay 40 mil argentinos que van a viajar, se van a llevar entre 5 mil y 10 mil dólares cada uno, por eso además del MEP y el CCL se movió el dólar libre”, arriesgó.

Otro analista de mercado comentó que “hay muy poca demanda de pesos. A tono con los Fondos Comunes de Inversión (FCI) que prefirieron no renovar vencimientos de corto plazo (de bonos del Tesoro), para cubrir posiciones de empresas que tienen que pagar aguinaldos y hacer pagos de fin de año”, explicó. “Esa falta de voluntad de entrar al canje lo que hace es aumentar la demanda de dólares”, definió.

La cuestión de la inflación acumulada en los últimos meses y cómo el “contado con liqui” y el dólar Bolsa se quedaron atrás también forma parte del abanico de explicaciones, según este analista. “No puede soslayarse que pasamos tres meses y medio de 25% de inflación, los precios corrieron y el recorte nominal respecto a agosto se notó. En algún momento eso se despierta como una corrección natural. Un dólar a precio de crisis de julio y agosto sería hoy de $420″, estimó.

“Era más que esperable que los dólares financieros tuvieran este repunte porque venían muy atrasados en relación a la base monetaria, venían creciendo a un ritmo muy inferior. También estaban retrasados en relación a la inflación. La pérdida constante de reservas y las nominalidades tan altas hacían prever una suba del tipo de cambio”, dijo por su parte Lucas Yatche, Head of Strategy and Investments de Liebre Capital.

“En noviembre y diciembre la demanda de dinero tiende a subir por el movimiento comercial y turístico y el tipo de cambio suele estar tranquilo. Pero esa dinámica parece haberse roto. Si consiguen recuperar el equilibrio, los dólares financieros podrían volver a ajustarse siguiendo al oficial, al ritmo del crawling peg”, mencionó Yatche.

“Los operadores esperan confirmar que el BCRA esta vez todavía no subiría la tasa, lo cual podría complicar el apetito por colocaciones locales ante la aceleración del crawling peg y que los dólares financieros se vienen despertando. En dicho sentido, tanto el dólar MEP como CCL continúan el reacomodamiento de las últimas ruedas, el cual era anticipado por los inversores tras el importante atraso frente a la inflación y la dinámica de los dólares y pesos por delante, todo lo cual tendría sentido vaya dejando atrás al carry-trade e inclinando a más agentes económicos hacia la cobertura”, comentó por su parte el analista de mercado Gustavo Ber.

Fuente: Infobae