Argentina

TURBULENCIAS: DEL CLIMA Y OTROS VERSOS

Con la esperanza de un cambio total en el giro de la economía y de la ética en nuestra nación, el país votó mayoritariamente a Cambiemos y después de casi tres años de su asunción y con la referencia continua de la pesada herencia y el gradualismo, nos encontramos con la economía sumida en una profunda recesión que, según los referentes económicos del propio gobierno, recién estaría deteniendo su caída a fines del primer semestre del 2019, o sea para fines de junio del año que viene. Pasamos de la lluvia de inversiones a la tormenta económica que hay que sobrevivir, con las tarifas haciendo daño en las empobrecidas economías regionales, en las cuentas de todos los empresarios y obviamente en losbolsillos de casi todos los actores económicos. Eso sí con una nueva promesa,otra vez nos venden la esperanza de que todo va a mejorar en el 2019, frasesque dicen lo mismo que prometió el gobierno nacional para el 2016, o para el2017, con pequeños CAMBIOS en los eufemismos. A todo esto, también se le llamó“turbulencia”. Ahora solo falta el piloto de tormenta, hay muchos que ya laestán llamando a “Vicky Xy” ( por  Vicky Xipolitakys ) y puede que no nos vaya tan mal …. jejejeje.

Después de la humorada, volviendo a lo que todavía la sociedad le está reclamando a éste gobierno, encontramos que además de la disparada de las tarifas, nos posicionamos como el sexto país con mayor inflación. Y como una de las mayores promesas de Cambiemos fue: “No nos vamos a parecer más a Venezuela” y hoy estamos con la inflación más alta de los últimos 10 años. Recordando que la inflación de Venezuela ya no es digna de ser medida pues en estos días debió cambiar de idea, ya que en lugar de sacarle dos ceros a la moneda, tuvo que sacarle cinco. Sabiendo tras leer la carta intención que dio inicio al acuerdo con el FMI que si la tasa inflacionaria del corriente año, sube un poco más, o sea supera el 32%, se deberá renegociar el acuerdo, acuerdo que es el fundamento de la política económica llevada a cabo hoy. Para evitar superar el 32% de inflación, número muy riesgoso para el acuerdo, el primer camino que ha encontrado el gobierno es el ajuste de gastos del estado. A priori parece correcto, pero parece que se está equivocando de área a ajustar. Empezó con la obra pública y siguió por las asignaciones familiares  y las deducciones del Impuesto a las ganancias. Habiendo, muchas otras opciones de recorte como son los gastos políticos y los gastos de protocolo, que todavía están al alcance de segundas y terceras líneas, que no lo necesitan.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba