El MundoEmpresarialesFinanzas

Alibaba se desploma 22.000 millones de dólares por la guerra de los chips

La decisión de “reiniciar” su estrategia y decidió dar marcha atrás con su negocio en la nube

La creciente lucha entre Estados Unidos y China por el dominio tecnológico ha provocado uno de los cambios de estrategia empresarial más sorprendentes hasta la fecha: el jueves, Alibaba Group Holding Ltd. dio marcha atrás en sus planes de escindir y sacar a bolsa su negocio de la nube, valorado en 11.000 millones de dólares.

El Presidente Joseph Tsai y el Consejero Delegado Eddie Wu, dos de los lugartenientes más antiguos del fundador de Alibaba, Jack Ma, dijeron que el líder chino del comercio electrónico y la informática por Internet necesitaba un “reinicio” de su estrategia. Wu explicó en sus primeras declaraciones públicas desde que asumió el timón que las restricciones cada vez mayores de EE.UU. a la venta de chips a China han obligado a la empresa a replantearse su plan de dividir en seis partes el imperio que Ma pasó décadas amasando. Alibaba también ha dicho que suspende la cotización de la popular empresa de comestibles Freshippo.

La respuesta de Wall Street a la marcha atrás de Alibaba no se hizo esperar: las acciones cayeron un 10% en Hong Kong, eliminando más de 22.000 millones de dólares de valor de mercado en su mayor caída en más de un año.

La decisión llega en un momento difícil para Alibaba. La empresa está tratando de reponerse de la pandemia del virus Covid-19. También acaba de salir de una ofensiva contra toda la industria tecnológica en China. Y está trabajando para recuperar a los comerciantes y compradores que han acudido en masa a PDD Holdings Inc. y a nuevos competidores como Douyin de ByteDance Ltd., así como a clientes corporativos que han recurrido a servicios en la nube respaldados por el Estado.

Las restricciones impuestas por la administración Biden a las exportaciones de determinados chips -diseñados específicamente para su uso en inteligencia artificial y fundamentales para los centros de datos y las operaciones informáticas de alta gama que impulsan los servicios en la nube de Alibaba– no están ayudando.

Las circunstancias han cambiado”, dijo Tsai a los analistas en una conferencia posterior a la presentación de resultados. La empresa debe centrarse ahora en proporcionar “efectivo para hacer inversiones – porque en el mundo impulsado por la IA, para desarrollar un negocio completo basado en una infraestructura muy interconectada y altamente escalada, se requiere inversión.”

El líder del comercio electrónico chino se une al gigante de los medios sociales Tencent Holdings Ltd. para plantear públicamente los retos que han supuesto las restricciones comerciales de Estados Unidos. Los esfuerzos de la administración Biden por impedir que el gobierno chino obtenga chips de última generación para aplicaciones militares han empezado a afectar al sector privado del país de formas inesperadas.

Según los analistas, otros factores podrían haber influido en el cambio de rumbo de Alibaba. Su negocio en la nube lleva años ralentizándose y perdiendo cuota de mercado, y ha atraído el escrutinio del Gobierno por supuestas violaciones de la seguridad.

El mejor momento para que Alibaba buscara una cotización pública para su división de nube “ya ha pasado”, dijo Li Chengdong, director del grupo de expertos en tecnología Haitun, con sede en Pekín. “La fortaleza del negocio en sí es un problema”.

Incluso antes del anuncio del jueves, los esfuerzos de Alibaba se habían enfrentado a vientos en contra. La posible salida a bolsa de Freshippo en Hong Kong se había pospuesto en un contexto de escasa confianza en los valores de consumo. El ex consejero delegado Daniel Zhang dimitió apenas unos meses después de aceptar dirigir su división de nube. A finales de septiembre, Cainiao, el brazo logístico de la empresa, solicitó una OPV en Hong Kong, pero la valoración que obtendrá sigue sin estar clara.

Aun así, la noticia del jueves sorprendió a casi todo el mundo en Wall Street.

Kevin Net, responsable de renta variable asiática de Tocqueville Finance, afirma: “Me sorprendió bastante. Mis pensamientos iniciales son que toda la reestructuración corporativa anunciada en mayo podría estar en riesgo”.

La escisión de la nube se veía como “una de las acciones corporativas de marquesina” que funcionaría para reducir el descuento del holding, dijo Osamu Yamagata en Abrdn. La reestructuración prevista reforzó el precio de las acciones de Alibaba, dijo, “por lo que esperaría un retroceso”.

La decisión formaba parte de la revisión corporativa más radical de la historia de Alibaba, diseñada para dar más autonomía a sus distintos negocios, rejuvenecerlos y crear más valor de mercado. Sin embargo, esta escisión también amenazaba con reducir el peso de Alibaba y erosionar su posición como uno de los líderes de la economía digital china.

Muchos observadores consideraron que la escisión podía estar alentada por un gobierno que, en aquel momento, buscaba disolver poderosos intereses del sector privado y frenar la creciente influencia de las empresas tecnológicas.

En lugar de la escisión, los directivos de Alibaba afirmaron que la empresa se centrará en el crecimiento orgánico de la unidad de nube y en la emisión del primer dividendo anual de su historia, por un total de 2.500 millones de dólares, un intento de calmar a los accionistas que esperaban un gran desembolso por el debut de la unidad.

El mercado se está rascando la cabeza”, dijo Willer Chen, analista de investigación de Forsyth Barr Asia. “El primer dividendo anual parece una compensación a los accionistas. Sin embargo, puede que no compense totalmente el golpe dado el mayor valor de la unidad de nube.”

Alibaba anunció sus decisiones junto con unos beneficios trimestrales sólidos pero poco espectaculares. Sus ventas aumentaron un 8,5%, hasta 224.790 millones de yuanes (31.000 millones de dólares), apenas por encima de las previsiones medias, y obtuvo un beneficio de 27.700 millones de yuanes, frente a las pérdidas de hace un año.

Con la salida de ZhangTsai Wu se enfrentan ahora al reto de resucitar la rama de la nube y revitalizar la empresa en su conjunto.

Una de sus mayores apuestas es la IA. La empresa ha lanzado su propio modelo lingüístico de gran tamaño, Tongyi Qianwen, y también está invirtiendo en startups de alto vuelo como Zhipu AI BaichuanTsai declaró el mes pasado que la unidad de nube alberga ahora la mitad de las empresas de IA generativa de China y presta servicio a cerca del 80% de las compañías tecnológicas del país.

No está claro cómo afectarán las sanciones estadounidenses a este esfuerzo. La división de la nube está en el centro de las iniciativas de Alibaba en materia de IA y requiere el tipo de chips potentes que suministra Nvidia Corp., con sede en Santa Clara (California), y que ahora están vetados en su mayoría a las empresas chinas.

Dejando a un lado el negocio de la nube, Alibaba se enfrenta a una tibia economía de consumo.

Alibaba y su rival tradicional JD.com Inc. vienen de una decepcionante campaña del Día de los Solteros. Los dos líderes del comercio electrónico chino probablemente sólo lograron un crecimiento porcentual de un solo dígito durante su emblemático festival anual de compras, superados por rivales más pequeños pero más innovadores en las redes sociales, como Douyin Kuaishou Technology. Sin embargo, tanto Tencent, que ha invertido mucho en vídeo, como JD presentaron el miércoles unos resultados mejores de lo previsto.

Por su parte, Alibaba ha tomado medidas agresivas para impulsar su negocio de comercio electrónico. Sus divisiones Taobao Tmall se han centrado en la creación de contenidos para hacer frente a la competencia de las redes sociales y han lanzado herramientas de inteligencia artificial para los comerciantes. La empresa también recortó decenas de miles de empleados en los últimos trimestres para reducir gastos.

Fuente
Infobae

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba