OCDE: Inflación es el principal riesgo para la economía mundial

OCDE: Inflación es el principal riesgo para la economía mundial

El principal riesgo para un panorama económico mundial optimista; Es que la actual aceleración de la inflación sea más prolongada y se dispare más de lo inicialmente esperado, dice la OCDE. 

Se prevé que el crecimiento mundial alcance el 5,6% este año antes de moderarse al 4,5% en 2022 y al 3,2% en 2023. Mientras la economía global se recupera con fuerza, las empresas luchan por hacer frente a un repunte de la demanda de los clientes; lo que está haciendo que la inflación se dispare en todo el mundo a medida que surgen cuellos de botella en las cadenas de suministro globales. 

“Sin embargo, el principal riesgo es que la inflación siga sorprendiendo al alza; lo que obligará a los principales bancos centrales a endurecer la política monetaria antes y en mayor medida de lo proyectado”. 


Perspectivas de crecimiento de Argentina

Para la OCDE, la Argentina crecerá 8% en 2021 y 2,5% en 2022, en un 2,3% en 2023.

La aceleración en la tasa de vacunación y la caída en los contagios de coronavirus, así como un “vigoroso” consumo privado e inversión junto con el incremento en los precios de las commodities que motorizaron las exportaciones; explican la mejora en las perspectivas locales, según el informe.

“Luego de una contracción del PBI en el segundo trimestre del 2021, la confianza en los consumidores rebotó fuertemente; con señales positivas en otros indicadores de corto plazo de la economía como el uso de la capacidad instalada industrial, las ventas minoristas y el indicador de actividad económica; que ya superó los niveles previos a la pandemia”.

No obstante, sostuvo que la economía continúa enfrentando diversas problemáticas incluyendo la alta tasa de empleo informal, la pobreza que “afecta a más del 40% de la población”, así como los altos niveles de inflación.

Respecto de esto último, indicó que después de “varios meses de desaceleración”; la inflación volvió a repuntar a un 52,1% anual, debido a “las altas transferencias del Banco Central al Tesoro” junto con “otros factores”.

La organización recomendó como medida “prioritaria”, con el objetivo de menguar los riesgos de una “corrección desordenada de los desbalances macroeconómicos”; realizar un “significante ajuste fiscal”, que al mismo tiempo “continúe con la protección a los más vulnerables”.

Es necesario el establecimiento de “políticas fiscales prudentes y previsibles”, un “menor financiamiento monetario”, y, “eventualmente, eliminar los controles de divisas”.

“Concebir un sendero a mediano plazo hacia la sustentabilidad fiscal ayudaría a mejorar la confianza”; sostuvo la OCDE en el informe y agregó: “La eficiencia del gasto público puede ser mejorada, reduciendo el empleo público y los subsidios, y preservando, aunque mejor focalizado, el gasto social”.

Al mismo tiempo, pidió “reducir rigideces en el mercado laboral” e incitó a una política monetaria con “acciones más decisivas para disminuir la inflación; que afecta desproporcionalmente a los hogares de bajos ingresos”.